martes, 28 de agosto de 2007

Horquillas

"Llevábamos horas bailando cuando salimos de aquel bar, dejando el bullicio atrás. Me había quitado mi corbata, y llevaba la camisa blanca, impoluta aun, remangada. Puse mi chaqueta sobre sus hombros cuando note que se estremecía.
Entramos en un café aun abierto. Nos sentamos al fondo, en una mesa apartada de las miradas curiosas que se fijaban en ella al pasar. Estaba increiblemente atractiva.
De una forma lenta y ceremoniosa, liberó su larga melena rubia de la dictadura del metal
. Colocó cuidadosamente sus horquillas en la mesa y me miró fijamente. Sonrió, con ese gesto tan suyo, y acercándose a mi oido me susurró:
- Quiero un bocadillo de lomo con pimientos queso y bacon..."

(Fragmento del libro "Memorias de la Boda de este Sábado Pasado")

4 comentarios:

Alex dijo...

Muy bueno Dani, pero no le llegas ni al pico del bocata: qué lomo, qué pimientos, qué bacon, pero se olvidó el grandioso queso fundido. Una verdadera tigra!!!

Desde Muskiz con amor dijo...

Desde la real academia de la lengua le informamos que orquilla puede ser horquilla y tan bella prosa no puede tener ese lunar.

Dani ::. dijo...

Estoooooo, ejem, avergonzado recojo la sugerencia (es que soy de ciencias!). Un besazo pareja.

JJ dijo...

Jarrrrrrlllllllllll!!!!
Dani, queremos afotos!!!