viernes, 23 de mayo de 2008

TIMIDA


La Peña Montañesa es timida. Le dije lo mucho que pensaba en ella y se puso roja, irremediablemente...y aun se pone mas bonita.

7 comentarios:

Elena dijo...

Yo que siempre ando defendiendo el arte, me quedo a veces sin habla ante la naturaleza.

Qué imagen tan hermosa Atawalpito, y eso de que el rojo de las montañas al caer la tarde (o al levantarse la mañana) es rubor por saberse más bonitas que nunca, me lo guardo para siempre.

Así que al final es tu Arte con las palabras y las ideas el que ha embellecido la naturaleza. ¿O ha sido al revés?.

atawalpito dijo...

A la naturaleza le llaman madre... es generosa, incansable, altruista, y tremendamente bella. Como mi madre...

Dani ::. dijo...

..el eterno rubor..

Anónimo dijo...

Iba a escribir inspirada en la imagen pero después de leer las palabras de Elena...sólo diré que ...muy bonito todo, lo visto y lo leído. La otra

Tx dijo...

[Secuencia 23, atardecer, interior de un avión semivacío, se escucha el sonido constante y grave de los motores bzzzzzzzzzzzzzzzz...]

"Señores pasajeros, en unos minutos aterrizaremos en el aeropuerto de Sondika. Por favor regresen a sus asientos y abróchense los cinturones. La temperatura en Bilbao es de 23 grados y..."

Todas y cada una de las veces que Jota regresaba a Bilbao pensaba lo mismo.

"Es más pequeña aún de lo que recordaba".

Llevaba 12 años viviendo en Londres y había olvidado por completo esa sensación. - "Esto debe ser lo que se siente cuando perteneces a algún lugar" - pensó.

Porque Jota no era de ningún sitio. Había decidido no serlo hace mucho tiempo, cuando comprobó lo que la gente era capaz de hacer en nombre de la patria.

De repente vio algo a través de la ventanilla que reconoció al instante.

Se quedó pensativo unos minutos mirando a través de la ventanilla... ...

...

finalmente sonrió (sin levantar la mirada) y se acomodó en su asiento.

"Adiós papá."- dijo -" Nos vemos en el otro lado."

Fue entonces cuando sintió que volvía a casa.


Secuencia 23 de la película imaginaria: "Historias semificticias de un buscador de emociones sin blog"

Dani ::. dijo...

Otro creador de mundos! Me encanta.

Tx dijo...

Te equivocas Dani, son las fotografías las que crean esos mundos en mi cabeza, y yo sólo los transcribo.

;o)