miércoles, 6 de junio de 2007

Todos los Días

Toditos, pero no me importa.

3 comentarios:

Irene dijo...

Qué pena que se te vea la rodilla... Hubieramos pensado que las subes volando, por por el centro, sin tener que girar y girar y girar...

Alex dijo...

Qué ilusión... A mi las escaleras me ponen, a pesar de las rodillas. Además, a estas las conocí cuando las escalé mientras se clareaba ya la noche. Casi que estuve más tiempo subiendo que durmiendo, pero como valió todo la pena...

Irene dijo...

http://www.literatura.org/Cortazar/Instrucciones.html