jueves, 28 de febrero de 2008

Ñam, ñam...

Esto es droga. Con leche siempre.

33 comentarios:

Tx dijo...

Me pregunto por qué extraña razón el decir en público que te gusta más el chocolate negro te hace parecer más culto? Se admiten sugerencias.

PD: Celebro tu valentía.

;o)

anaart dijo...

A mí siempre me ha hecho tilín el blanco.
(Yo sí que soy valiente) :)

Maripuchi dijo...

Chula foto... con leche, blanco o negro, que no hay que ser racista... ;-)

runrun dijo...

Estoy con Anaart, aunque no sé por qué parece que hay que avergonzarse de que te guste el blanco. Como si no fuera chocolate de verdad (que, por cierto, seguro que no es). Supongo que si eres fan habrás probado los bombones de lindor blancos (te juro que no tengo comisión), redondos, que cuando llegas a la droga que tienen por centro es una experiencia casi orgásmica. Los hay con leche, negros y de naranja (una gran experiencia), pero los blancos tienen algo de empalague pasional que me pierden.

Anónimo dijo...

Siempre con leche, dani, aunque el blanco me vuelve loca...La otra

Tx dijo...

¿son imaginaciones mías o si te fijas bien se puede distinguir la silueta del fotógrafo?¿qué es?¿algún tipo de publicidad subliminal de autobombo a lo "estoy superbueno como el chocolate con leche"?¿o es algo más misterioso en plan cartel de proyecto clovefield? -> ver aqui
¿Ya están aquí?¿Ya han llegado?¡Queremos saber!

PD: Yo también prefiero el chocolate con leche

Anónimo dijo...

"Pa" chocolate...¡¡¡¡Al Ocumare!!!
Intriga, ¿no? Tú ya sabes.

Elena dijo...

Sí, con leche siempre. Pero casi prefería cuando teníamos que defender su valía frente al chulito del oscuro...

Así que, por sentirme de nuevo minoría discriminada: ¿Qué me decís del after eight, esa redención del chocolate negro gracias a la explosión de la menta?.

Y la gran cuestión: ¿Es la nocilla chocolate?, y, en caso de serlo, ¿es la nocilla de dos colores (mi favorita) un chocolate mejorado?, ¿o es un chocolate renegado?.

Juro que he tenido que levantarme a coger un par de bombones por culpa del post(quien dice un par...)

Tx dijo...

Llevo tantos años sin probar la nocilla que seguro que si la tomo me transportaré a aquéllas tardes de mi infancia en el salón de casa después de llegar de la escuela delante de la tele esperando a que empiece Barrio Sésamo.

El after eight no me gusta nada.

Tampoco me gusta mezclado con ninguna fruta.

Hoy salgo a las 15h. de currar así que imagínate el hambre que me está entrando!

QUIERO CHOCOLATE YA!!!

PD: Nadie me ha contestao a la primera pregunta!! :o(

Elena dijo...

Es sencillo, porque el chocolate negro no les gusta a los niños porque es más amargo que dulce (qué sabios son los niños), así que decir que es tu favorito es como proclamar que ya eres un adulto, o yeah. Además, estoy convencida de que, aunque ellos hagan más ruido, somos más los que preferimos el con leche, de modo que declararse pro oscuro es declararse élite.

¿No te gusta el after eight!. Cielos santo, alguien con tan buen gusto... ¡Pero sí es como masticar chcocolate y lavarse los dientes al mismo tiempo! Qué placeeeeeeeeeerrrrrrr.

Cómprate hoy mismo nocilla. Zamparse de vez en cuando un bocata de nocilla y ver la versión de Let it be de los teleñecos en Barrio Sésamo (Letra be, letra be, letra be, letra be... suenas como la uve, letra be, letra be...) son cosas a las que no deberías renunciar.

Tx dijo...

"¿No te gusta el after eight!.Cielos santo [...] Pero sí es como masticar chcocolate y lavarse los dientes al mismo tiempo! Qué placeeeeeeeeeerrrrrrr."

JAJAJA!!! Te juro que es la mejor descripción que he oído en mi vida.

Impulsos Culturales La Gárgola Roja dijo...

A nosotros nos gusta todo tipo de chocolates.


Un saludo

anaart dijo...

Madre mía, el juego que ha dado el chocolate. ¡¡¡Esto parece una tesis!!!.
A mí tampoco me gusta nada el after eight pero puedo entender a Elena y su historia de amor pasional con la pasta de dientes + chocolate.
A mi hermana le encanta beber cerveza con un trozo de regaliz en la boca, así que cada loco con su tema :)

Dani ::. dijo...

El chocolate es apuesta segura siempre.

Es difícil despistar al ojo escrutador de Tx: efectivamente, se ve al fotógrafo reflejado, pero por capricho de la física, sin buscar un efecto Clovefield (en principio...).

No me gusta el after eight, pero lo de la cerveza + regaliz no lo he probado nunca.

Os quiero como sois, de chocolate negro, blanco, nocilla.....

Y hace mucho que no paso por Jerez.

Dani ::. dijo...

Y por el Ocumare, en Sevilla. El más grandioso y a la vez minúsculo rinconcito dedicado al chocolate. Qué postres!

Elena dijo...

En Girona (ciudad y provincia)hay chocolaterías, bombonerías y, en general, pastelerías, de morirte. La respotería en Cataluña es exquisita. El aeropuerto de Barcelona es para mí uno de los templos del chocolate.

En Madrid, es justa la fama de la leña de La Violeta (chocolate con mucha leche, bastante manteca y cargadito de azúcar...mmmmm)y a mí me gustan mucho los bombones de chocolate blanco de Santa, en Serrano, y los cortados de Lhardy.

En italia, las cremas de avellana, almendras y cacao típicas de Turin (pero que bordan en la pastelería Salza, en Pisa) son una especie de versión palatina de la nocilla, tan deliciosa, que acabo de poner los ojos en blanco tan sólo recordando.

Pero nada como la tarta de chocolate que mi hermana aprendió a hacer en Inglaterra y a la que terminó por rebautizar "El aro de Elena" - ¿por qué será? - y como el chorretón final que se le escurría por las entrañas al cuerno que me compraba en los recreos.

Uy, y acabo de recordar que tuve una suegra que me regalaba trufas de una pastelería bilbaína que era del hermano de su novio. ¿Argüelles?. Me gustaban muchos las de champán.

Y si volvéis a meteros con el after eight, os soltaré más rollos. Panda frígidos renegados...

Tx dijo...

Yo de pequeño me comía los churros untados en el kas de naranja.

Elena dijo...

Eso es que te gustan las pelirrojas. (Perdón, ¡tengo que dejar de visitar el corralón de la pancheca...!)

Dani ::. dijo...

"Panda frígidos renegados" JAJAJAJAJAJAAAAAAAAAAAAA, nunca me habían llamado frígido y renegado en la misma frase ;). Elena, tenemos que conocernos. No dejes nunca el corralón, es terapeútico.

Dani ::. dijo...

Tx, yo en verano untaba las galletas maria en agua muy fria, mmmmmmmmmm!!!!

anaart dijo...

a mi de pequeña solo me gustaban las hojas de lechugas verde oscuro, las exteriores que normalmente se tiran)
y los platanos casi podridos con ese colorcillo negro tan caracteristico, y por supuesto, las manzanas golden acompañadas de galletas marbu dorada.
Solo sigue en vigor la ùltima mania.

Elena dijo...

Vaya panda, mis apetencias (culinarias)son de lo más clásico. Las galletas, con leche, queso o mermelada.

Siguiendo con psicoanálisis made in corralón, lo de las galletas con agua fría de Dani viene a confirmar cierto gusto por la frigidez, y en cuanto a Anaart y su pasión por lo hipermaduro (doradas las galletas, verde oscura la lechuga, casi podrido el plátano...)y teniendo en cuenta que tiene una hermana que toma la cerveza con regaliz, el diagnóstico es extremadamente grave, tanto, que me lo reservo.

Necesitáis muuuucho diván en el corralón. Os curarán para siempre u os desinhibirán, de manera que volveréis a la infancia y os podréis entregar, ya sin complejos, a los plátanos casi podridos y a los placeres helados.

Cuando quieras Dani. Te paso mi número por mail y cualquier día me asesoras sobre música y chocolates.

Pi dijo...

22 comentarios????
No sabía yo que el tema "chocoleit" daba para tanto....ummmm...el mejor,tableta grande de Valor con almendras, una delicia para todos los paladares.
Una asquerosidad deliciosa?bocadillo de paté con queso y gran vaso de leche con colacoa para poder mojarlo en condiciones como si de una magdalena se tratara...ñamñamñammmm...

runrun dijo...

Joder, os ponen un trozo de chocolate delante y todos a contar sus intimidades retrotrayéndose a la infancia.¿Y el chocolate con vino?

me dejáis epatada (esto va por ti, Dani)

¿Nadie ha probado la Nutella? Es como la nocilla pero superavellanosa.

Tx dijo...

Aún recuerdo aquélla creppe de nutella con banana que me tomé en París... en el típico puesto de vendedor ambulante en uno de esos barrios de calles estrechas junto a la persona adecuada en una noche fría de otoño.

anaart dijo...

Runrun, tienes razón, en cuanto pensamos en el chocolate nos remontamos a la prehistórica infancia. Creo que es porque ha sido el primer vicio de todos, antes que el ketchup o los besos con lengua.
En fin, quizás porque dicen que es un sustitutivo del sexo, y el sexo es algo que ya desde pequeñitos nos produce cierta "curiosidad".
Ahora habría que analizar quienes son adictos al chocolate y así sabríamos más sobre su vida privada ejem ejem.....Por mi parte, no compro nunca chocolate, pero cuando me ofrecen un bonbón, me lanzo al vacíooooooooooo

Elena dijo...

Joer, parece que nos hayamos zampado todos la famosa magdalena de Proust. Sí que está resultando evocador el chocolate, sí... Impresionante.

Y siguiendo con el análisis que propone Anaart, en mi caso he de reconocer que el chocolate forma parte de mi rutina. Me regalan, compro, me ofrecen, lo cocino... Pero nunca me resulta rutinario. Me da paz y me da alas en una especie de desequilibrio equilibrado. ¿?

La nutella nunca llegó a gustarme tanto como la nocilla, aunque lo de la creppe con banana me lo apunto. Pero no es una referencia muy de fiar, porque en París y "junto a la persona adecuada en una noche fría de otoño" todo sabe a gloria.

Dani ::. dijo...

Un momento: "lo de las galletas con agua fría de Dani viene a confirmar cierto gusto por la frigidez" (Elena dixit)...Fri, Frig, FRÍGIDO??? YO???? Me voy al corralón

Ni Nutella ni nocilla, a mí me gustaba la nocilla blanca. Pero aquí me desnudo y os cuento lo mejor que hay en el mundo: una lata pequeña de leche condensada hervida al baño maría. OR-GAS-MI-CO!!!!

Y me encantan los besos con lengua muuuuuy laaaaaargos.

Elena dijo...

Cielos (prometo que ahora estoy de verdad impresionada) lo de la leche condensada al baño de María creía que era un secreto familiar... ¡Has espiado a los Prado-Mas!. La sacamos junto al resto de postres, con cucharitas para todos, en plan comunal, tribal, y quien toma se convierte en uno de los nuestros por siempre jamás.Mi madre siempre dice que es más rica que el dulce de leche, que es como un toffee blandito, dulcísimo, calentito. ¡Júrame que no has hablado con Marc!Es el único que conoce el secreto de NUESTRA leche condensada al baño de María y de nuestro álbum de monstruos.

Cielos, cielos... ¡Y la nocilla blanca, ya lo he dicho al principio, es MIA!.

Dani ::. dijo...

Subo la apuesta: no hay nada mejor en el mundo que una tableta de chocolate con leche y almendras untado en leche condensada al baño maria. AAAAAAAAAAAAAAAAAARRRRRRRRRRRRRRGGGGGGGGGGGGGG!!!!!

Dani ::. dijo...

¿¿¿Álbum de monstruos??? Ummmmm...

Elena dijo...

Sí, algo que ya es reliquia desde la aparición de las cámaras digitales. En un lugar oculto de la casa de mis padres, inaccesible, camuflado entre objetos sin valor... Se encuetra el álbum que hemos ido configurando con las fotos en las que salimos horribles. La clase de fotos que ahora borramos de un plumazo, pero que entonces nos encotrábamos en el sobrecito de revelado de la tienda sin que ya pudiéramos evitarlo. Es la bomba. Sólo la leche condensada al baño de María iguala su poder antidepresivo. A Marc se lo mostramos un día que estaba tristón y juro que nunca en mi vida he visto a nadie reírse así.

Pero calla... sssssssss, es un secreto, como las lenguas en los besos.

¡Guarros!.

zirtaeb dijo...

Qué perversos! leche condensada al baño maría sobre tableta de chocolate... lo de los churros con kas naranja, eso es obsceno, y la cerveza con regaliz, o las galletas maría con agua.... depravación. Donde estén los bocatas de mantequilla y colacao!!